y

y todos los días esperaba
al que jamás volvería
de donde jamás se vuelve.

antigua y original premisa

-que acaso no hay nada que temas perder?-dice exasperado.
-solo tengo hambre de aventuras
y la perderé...con gusto.

cuchillas

ceguera

con los ojos cerrados
pintaba besando
también tenía que hacer correcciones

árbol

por el corazón roto, en mil centellas y rayos, por la  mano, que sostiene la tormenta, para que se tumbe, por la cabeza, que debe soportarse, por los gatos y las liebres persas, que vagan en su interior recóndito, por la moratoria indisciplinada hacia el oscuro porvenir de una puerta fuera de la pared, por la red que tejió tan hábilmente mi madre y el llanto que deposito en ella, por los poetas, por los que además actúan de parapente de dioses que no piden ni sangre, ni papeles, ni mares, ni dulces, por todos esos versos olvidados que derrama la pluma entre el tintero y la ultima letra, por aquellos que creman, castran, joden al prójimo, para que no haya moral en este poema, aunque sea, por piedad que nunca queda, ¡que alguien diga algo! que alguien deje de esconder la lengua de su canto, que brille una oración, no a los santos, a la mas alta imaginada nota ¡que alguien diga algo! para desbaratar esta monotonía de risa y lotería, que se desparramen los mejores frutos de la tierra, y que algo, solo algo, no muera.

ebrio

con cuatro medidas de caleidoscopio.

todo iba bien al parecer

como si la maldición fuera
llegar al noveno escalón y
nunca alcanzar el peso para
un pedazo de cielo.

versos inconexos

amor dividido
manuales
de mago
papel manchado
de saber que hay un final
la gente se queda
y jugando a los tocados
con la luz
siempre perdés.

reflexionalo

sacudilo,
enroyalo,
enjuagalo,
tendelo
al sol, secado
recogelo,
escribilo
y olvidalo.

no aflojaba las riendas

no aflojaba las riendas,
su carruaje llegaba,
siempre,
al mismo pantano,
y nadar
no sabía
en aguas angustiadas.

la paz llegó un día,
creo que la buscaba,
y con ella
el equilibrio.
los caballos
soltó
algo.

ahora:
grita, murmura, o
se desvanece,
camina, corre o
desaparece
...

lineas de una libretita

.las paredes me dan una charla insoportable
.y dije que ya no podía amar, si cuándo ame...
.este fervor, cuando el vacio se apodera de todo

lineas en hoja de block

.empieza la canción, cambia el ambiente, el coronel ordena retirada.
.la pobre poesía con la que subsisto, aun no verán mi muerte.
.sabía que a pesar de que demostrara lo contrario, yo, era un simple hombre.
.para esos corazones que han perdido la facultad de soltar.

(y acá se acaba la pagina, pero quisiera seguir viendo el libro)

gracia

al borde del suicidio me dije:
voy a matarte.

vieja exageración

sonaron sus palabras,
las puertas antiguamente cerradas
dejaron entrar
la obscuridad.

muros

gotas de luz
salen
por la fisura del muro,
silencios
y murmullos
se turnan en la habitación.

estoy

buscando mañanas
nuevas,
palabras sin usar,
playas desalineadas, y
sus ardientes tormentas;
guitarras, voces entretejidas, claros,
viajes por los mares,
marionetas nocturnas, ...

desígnica

encontré en la ciudad de plomo y vidrio:
maestra de hierbas y susurros,
abstracción y divinidad,
ajedrecista
de amor, poetisa
de calle con orejas afiladas,
...
y hoy un naipe
con sus rostros y aromas inscriptos,
y deseé
no haberla herido,
llenar de tierra y rocío,
sembrar vientos,
cosechar poemas,
momentos...

frondoso

los muertos escriben,
sus voces retumban.

agua

aguada
estancada;
luna e' pena;
dibujo y palabra;
noche,
rio,
ribera
negra,
muerte
de amor enfermo,
el sol,
angustiado,
detrás de la tierra,
¡quiero que venga!
en mi auxilio...

haiku

algún poema
era tan evidente
no lo escribas