sentarse implica

por qué un portal antes de sentarse?
no es para hablar de lo que hay aquí, que
a ciencia cierta no es más que una luz entre amarilla y blanca;

la cueva del ermitaño, donde ya no hay canteros, ni cántaros,
qué se hace acá con el corazón que debe música?

-en el oficio éste hay más de recibir... y el mio es, supuestamente,
dar vuelta la carta escondida en mi manga-.

la mesa la toma en silencio, mesa que invento,
él me dice, dí algo, eso no es nada,
o, mejor dicho, eso ya fue, no pienses dos veces
en lo mismo, eso no es pensar,
es hacerse el muerto

tienes dos mangas y una sola carta
preciso seis para el truco,
que tengas un cinco no es noticia,

que la aldea se haya dado en revuelta, tampoco,
cómo un big bang, primero el silencio, después...
el envido, sí,
porque tenemos fama de reversos,

y no va, no va más el mar, de entreveros, ojeadas,
colada anotás, y decís, qué bueno, es jugar
de enserio, en versos, en piñatas, en alternadores viejos,
en cualquier cosa que le quepa...

-cinco!- sin copas de más,
al final...

Horizonte Evanescente

Una corteza gris
recortándose en el gris del cielo,
donde el humo de los mortales
se vuelve puro y anaranjado,
donde una mancha amarilla en la pared
es el único sol de los sobrevivientes...
tras las rejas, el único lugar posible.

Ahí donde resurge el canto del fénix
y las almas de la guerra encuentran refugio,
y las sirenas pierden su tinte mitológico.

El verde es un movimiento en retirada,
no lo distinguen sus ojos
ocultos
tras una corteza gris de humo y muerte.
Ni lo distinguen las manos lastimadas
detrás de la ceniza, la vida en soledad
se apaga.

junto a gloria

quién escribió esto?

que hago con mil palabras rotas?
dime, mujer, ¿qué son las noches templadas
y una guitarra dulce como jalea...
si tus ojos me niegas,
si tus labios apartas,
si tu corazón ya no me escribe cartas,
si la vida que había empezado a ser bella
se trasmuta en epidemia de tristeza, / dolor y agonía...
extraño azar de la vida:
creer en promesas,
vaciar el cántaro tirándolo de la mesa,
salvaguardarlo todo excepto al cimiento mismo:
amor, cariño?

la mano ajada de raspar las piedras,
el llanto marcado en la tela,
un devenir de recuerdos,
ambos hemos vuelto
a estar en soledad.

(de dudosa autoría mía)

caramelo de telgopor

en mi aliento viven los poemas, los que publico acá, que viven en sus alientos, en sus soplidos, en sus orejas, y si no les gusta a esos que escuchan pues, es porque los dicen con honorífica ponzoña, sirve para eso la palabra escrita, ..., ya subiré grabaciones de mi poesía en mi voz, con la poesía de mi voz, chau, qué dulce suena...

sentados afuera

como una tarde cayendo
mateo dice jean not
o una calle silenciosa
para la bestia pop...
o los rezos en el megáfono
porque saben más que todos
y el sol ya no quema
se escucha un GPS allá
como una parte del círculo
que verías o no

junto a pío

ya publicado

te preguntas por qué la gente no tiene el ojo que tenés vos, y hasta ves un pozo cuando pensás en ellos, así no se puede seguir empezás a decir, pero seguís, cómo? ... como aquel loco que no se preguntaba a si mismo quién soy, sino que se lo preguntaba a los otros, y a como nadie nunca le diga nada, nunca sabrá de su identidad...

pequeños consejillas

.hace unos meses me picó una abeja, hoy... la llaman para el careo. le inicie acciones legales...
.llueve un rayo de luz
.-y pintaste en el verano? -no. -y qué estuviste haciendo? -estuve pensando como excusarme cuando me pregunten eso.
.el perro no ladra porque me equivoque, sino que yo me equivoco y el perro ladra, por lo que hizo otro o dejó de hacer.
.inducciones con solo un elemento.
.mientras escucho el recital, la tarima de jueces deciden sin me matarán al amanecer o no.
.soy feliz sin caras felices.