cagamos

-Dios!- Cómo nos cagó ese hijo de puta.
Resulta que un buen día, después de años de prosperidad, un maldito -Dios!- nos cagó!, claro, nosotros teníamos todo, eramos buenos, nos tratábamos como hermanos, es más, ni sabíamos siquiera qué era la hermandad, pues era algo muy natural nuestro amor, muy de nosotros, pero un buen día, porque era otro de esos buenos días, un tipo -Dios!- nos cagó, nos cagó bien cagados, claro, cagamos, digamos, nos puso una trampa, puso un cajón de frutas, porque eran frutas, y el cajón todavía no se fabricaba, era un cajón de frutas, pero estaban envenenadas, pero no terminá ahí, también llevaban un elixir, claro, vos dirás, el elixir era el antídoto del veneno, pero no, el veneno era veneno, y el elixir era elixir, de vitalidad, casi que un pedazo de eternidad, tanto en el dolor como en la pena, como en belleza como en placer, y nosotros pudimos comer estas extrañas frutas, eran para nosotros, nos cayeron, nos alimentaron, eran para nosotros, entonces yo empecé a pensar que no nos había cagado -Dios!-, nos había dado alegría y también pesar, claro, vos dirás -sí, qué otra, ya no era la misma vida, es más, ya no la concebíamos como antes, ya no eramos los mismos, pero no habíamos muerto del todo, ni habíamos nacido plenamente, claro, dirás -hay un equilibrio, las muertes conllevan la misma cantidad de existencias en suma, pero no era así, no era una fruta simple, recién veo, todo el mundo era otro, claro, dirás -alucinaciones-, pero es que nosotros lo cambiábamos, lo que salía de nuestros cuerpos lo hacía de otra forma, creamos cosas nuevas de lo que ya había, y sí, este mundo no nos alcanzaba, empezamos a destruirlo, por primera vez, y también derramábamos nuestra sangre, todos estábamos maldiciendo a -Dios!- ese canalla, y todos -Ah! Dios!- lo amábamos, y los días ya no fueron buenos, fueron odiados por algunos, y otros los cubrían de una enorme luz, ya no había hermandad con el que no había tocado el regalo, la necesidad de matarlos y alimentarnos de ellos nos venció en algún momento, así los hacíamos participes de nuestra nueva situación, uniéndolos a nosotros, los contaminados, y los que ya habían comido nos daban más fruta, a veces resultaba beneficioso, a veces tomábamos una parte de veneno, y así la guerra estaba instaurada, y hubo muchos que la detenían, eran los que recibían un trozo de paz y querían trasmitirla, porque se despertaban sentimientos de generosidad cuando ésta entraba en el organismo, y muchas energías emanaban y de a poco se van yendo a otros mundos, claro, entran más, pero no de éstas frutas, éstas frutas nos dejarán... un buen día.

poeta

Y si empezás a escribir de puro empujón pues seguro que llegás más rápido a algún verso del poema
Y si empezás a escribir cuando no hay viento, si tenés los corazones medios dormidos, si
estás escribiendo como yo hoy y muchas veces seguirás
viviendo como de costumbre, osea, si no hay poesía, tal vez venga, tal vez,
porque ella es una aprovechadora, dónde ve una hoja en el suelo la levanta con su suspiro, y con otro sacude el árbol casi desnudo para dejar de sentir los murmullos y al silencio, sentada, la princesa del jardín lo llena con música, de palabras musitadas con calor de rayo de sol, que las amigas consiguen favores de los astros,
qué pesar puede inquietarte más que el de inspirar penas tristes y penas tantísimas, que dulcemente corroen las sienes de los que luego se sientan a escribir las novelas que claman las angustias de las gentes, para bien, creo ahora que no tienes partes demoníacas, más que las bonitas, y que todo lo haces en su justa medida, no sea cosa que te mueras, ahora vamos a decir que eres tierna, pero puedes llenar de nervio la carne para que gire el mundo en el sentido que prefieres, cuando, oh, poeta, llenas a todos los hombres con tu tiempo entre paciente y loco, porfiado y agridulce.
Cualquiera diría que las galletitas son pensadas por vos, que las manchas de los gatos melifluos, que las llamas de los fuegos remilgosos a veces deletrean tus ideas, que las hazañas de las arañas, pero no generalicemos que tu tienes esas extrañas callejuelas, esa manía de encontrar nuestras cosquillas y que siempre sabes deslizarte por el hielo, ya sea para pasar o caerte, eso, no lo sé yo, porque no me has dicho todo, es más, has sido reticente hoy, apenas un tartamudeo, quién sabe cuales son tus intenciones para esto.

poema de campo

mientras las ovejas me observan asombradas que escribo tras los arbustos

una araña se mete entre mis ropas -piensa que es una ganancia patrimonial

su avanzada los mosquitos

cono de pino

pasa el alambrado y los guardias, el trotamundos beige

cuando llega una humedad asfixiante al pecho de los mortales

en dónde encuentran ramitas los pájaros? por qué saltan en los árboles?

a la tacuarita no le molestan los cuises

los horneros se la pasan cazando, claro, no buscan ramitas

-me fui a escribir al campo -y sobre qué escribiste? -sobre pájaros y árboles

después de una discusión el loro le dice -te quiero
y la lora -lo sé
ahora con sus voces calmadas prosiguen el tema

se te cruzan los ojos por un mosquito

la araña sigue recorriendo mi ropa

disco rayado, falla grave de diseño en el nido de los loros

oración

vos que has inspirado mil poemas de amor
a vos te nombro, te llamo, te invoco
a vos que has sobrevivido a través de los siglos
amando y odiando
a vos pura y sublime
dulce fresa, triste llanto, eterna belleza

el hambre y las ganas de comer

harto de entrometidos
libretas amarillas y biromes secas
listas de cosas por hacer
y ni una gota

tarde con música
buena respiración
mes de varios cumpleaños
diario sin noticias de ayer

una voz dulce
fantasmas
metafísica
arreglos psiquiátricos

una persona que vivo descubriendo
yo, el mismo
y la belleza

la poesía

juego de palabra nº 2

hola / como estas
como estas / hola
como? estas-sola?
es mota co ola / s
hermosa
mosa cosa telo


te lo coso masa
te osama locos
tes loco o masa?
te o masas loco?
tomas aloe / cos
tomas sa lo ce

juego de palabra nº 1

enero

es nerón (dicen los argentinos)
esmero
en-erro(r)

el año empieza
en eroción
en erosivo (...líquido)
en erogación

Janeiro (dicen los brasileros)

la damicela

hace tiempo y lejano
en quién sabe qué comarca
de quién sabe qué región
hace tiempo y lejano
que no sabes encantarme
antigua dama
princesa de dios
bella
y vellones
de historias
que debes conocer
de mi fantasma
que tan callado
tan callado
como un muerto

lo que digo
es, poesía, que tú, que tú,

te escabulles de los corazones en los mortales
mentira y perfidia,
martirio,
una sensación,
sin embargo,
reniego de ti,
deja ya me,
y no soporto tu partida,
qué hizo luna que tiñes
de sangre tu hijo,
que sueltas
tu gris lágrima
y melancólica callas,
...

versos verduscos

una rana narra
el cuento del cuervo
que gustaba gusanos
y mientras volaba balaba
horribles ruidos,
graznidos creo que les llaman,
y demás andanzas
y amores
y desventuras
dignas de un libro
que nadie,
por idiota que sea,
se atreverá jamás
pasar a papel

personal

de nuevo me gustan los doors
creo que si digo que de chico mi padre
me negó algo y hasta hoy lo recuerdo
puedo recibir más amor que escribiendo
poesía
como la que escribo

si bien toda mi vida me sucedieron
cosas extrañas, las de este último año
han sido las más sorprendentes
y no me refiero a que visité una montaña
y sentí una inmensa paz
no visité la montaña pero sentí
cosas que no puedo ni describir
que son como voces en el viento
que de repente me amigaba con los fantasmas
que podía ver más allá de lo común

y pensar que hace unos seis años
estaba desesperado por esto
porque mi vida estuviera cargada de vida
y ahora no tengo tiempo ni de extrañarme

y te pensás que alguien comparte conmigo ésta felicidad?
o las amarguras? o que tan solo...
sí, a este blog entran muchas personas, pero cuántos
...
pero cuántos qué? seres invisibles, que ni sé
bueno, es verdad, está bueno si lo mirás como que
tanta gente que no dice nada me deja decir muchas cosas
y que todo lo que tengo ahora es gracias a la ausencia
de todos
ves?
me pasan cosas como éstas
se me ocurren éste tipo de ideas,
y a mi me matan
pero vos vas a decir... uh, que tarado
mirá la idea boluda que lo alegra
y bueno
ya lo decía el poeta, quizá en la soledad no haya dolor,
tema complicado la soledad
yo no creo que esté solo
porque es casi un concepto idiota
me refiero a que en el mundo que somos...
todos los mundos están solos
pero no por eso están tristes
o bueno, hay mundos tristes
y los mundos a veces somos solo los unos
uno es dos mitades
o una mitad y dos rebanas de cuarto,
bueno,
ves? se me ocurren éstas ideas
que nunca se me habían ocurrido
se abrieron todos los cerrojos de mi mente
y cuando escribo...