Oda Primera

a veces te veo así
    con ojos sin reflejo
    con voz de guitarra

llorando en medio de un ladrillo

  tu rostro
           con la amplitud y profundidad del mar
           en sintonía con el viento de los riscos

terminante,
                 frío y caluroso,
                                       sin un ápice de rendición


amueblado,
                 encadenado,
                                    pero con el espíritu más libre de los libros

me escribiste por última vez hace dos días
               me editaste, vendiste y prendiste fuego
                tu grito fue la última nota de mi canción póstuma

algo Antiguo

Algo que funcione
aunque yo no crea
lo arreglan
ellos arreglan

tengo que
cambiar
mi concepto de belleza
yo creo que es lindo que no pase nada?
no tanto

el corte

       terminó mal
            pimpollo
 pa' pend/
    pa' el corte
que cobré
   que laburo por
  una mano y una
muñeca que se las quiere
     dar de dolida
 vení rubia! morena!
          peligosa!
               grosa!
        boquiabierta, ábrete
     de cierras, y que pase
 otro te-quila, de aquí, no
   nos vamos hasta que la
    camilla y el chaleco no
   estén bien apretados
                      chau

si

si puedes leer éste poema
no es para vos este poema
es para
los que ven
para esos ojos que miran
                       miran
                                   miran
                          lo que no entienden
                          si puedes entender
                                este poema
                              no es para vos

Cosas dulces


cuando quiero decir cosas dulces es porque escucho muchas
y no paro de pensar que vos deberías
aunque sea
dejar que te las diga

algo así como
amor de ampolla, pimpollo de rosa, vestidito de cartón colorado
cosita de arrocedal en flores verdes, semilla de manantial
amiga de los pájaros cantores, que tu voz es seguida por los colibríes, para entrar sus piquitos,
ayuda de los desamparados en temas de sol, tus ojos abastecen de luz a varias casas
repollito de berenjena, alverja de pan dulce, avellana y hojuela de caramelo
rosedal florecido a la vera del río, mandarinero de chocolate, pulpito de café instantáneo,
          corazón palpitando
la llegada de los eneros, la respiración de los
hinojos, la crucifixión de los
mal de amores

      qué se puede decir más de tu delicia?