fábula de las estaciones - primavera


Un día la vida dijo a la primavera:
                                                    despierta, que hoy debes vestirte de estrellas

  la primavera, se levanto colmada, con frenesí todo dibujo, todo sembró, todo hizo florecer
                                                                                                                                       de estrellas,

hasta que la vida volvió:
                                       duerme, niña, que ya despierta tu hermano


y llamó al verano,
                           al otoño
                                        al invierno.


Al año siguiente, la vida nuevamente le dijo:
                                                                   despierta, que hoy debes vestirte de estrellas.

    la primavera, otra vez llena de alegría, todo regó, todo coloreo, todo hizo
                                                                                                                   de estrellas.


Pero un día, escuchó en la calle:
                                        que suerte que llego la primavera, ya no aguantaba el invierno, pero quiero
                                        que ya llegue el verano, para ir a la playa.


Pasaron los años, la primavera ya no se levanta apresurada, ahora que comprende la rueda de los sueños...
    llena de vida, todo lo azucara, todo lo descongela, todo lo abrillanta
                                                                                                          con estrellas.

recuerdos de carruajes


si de vuelta de repente
escuchas
esa música de violines y tambores
no te asombres
yo también he muerto de recuerdos
en las calles que recorrimos juntos

en los lugares donde construimos juntos

      ilusiones
que no eran más que papel y metal
y esfuerzo

y alma
de risas

porque a veces de vuelta de repente
escucho
o veo
tus sonrisas
tus gritos
como ecos en mi ser
veo tus ojos frente a la obra maestra
la alegría de seguir
y la alegría de nunca terminar

si vuelves a sentir
mi canto
que es el canto de todos
no te sientas solo
no te sientas sola porque es el canto de todos

no sientes nostalgia
porque todos sentimos nostalgia

es como morir sin morir

ella y yo y el espíritu santo

ella me quería
yo
no supe verlo

ella me buscaba
yo
me iba más lejos

     y como no hay fogata
                      sin leños

                       poco
                       a poco
                       la margarita
                       se fue pudriendo

      hasta que un día
      sin invitación ni aviso previo
                 lo velaron
                        junto al
                                 mar,
 al amor destinado a ser un poema
    de ignorancia y triste pena.

siento

siento
siento
un silbido viajando en el viento da contra mi
pregunto yo
quién anda tirando silbidos al viento