qué macana que no podamos más!

el viento del mundo lo producen
ángeles y demonios
con el aletear de sus
alas
en tonos blancos y grises
morados y negros

los ojos viejos como hojas del otoño
corren suerte en las corrientes
vanguardistas y conservadores
por igual
desparramando luz
los soles y las lunas
discos todos
como ventanas de navío
puertas de cristal
dos mundos no se pueden
tocar.

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario