la puerta blanca

Vamos como volando, soltando el aire que ya fue soltado
con unos ojos que ya son anclas del destino que siempre corre
igual al viento, que no existe si está quieto

una marejada de palabras que me hunden en lo que puedo llamar mi pozo
y no sé a quién pedirle que me ayude con la carga, de tanto vacío

hay ideas que no volveré a intentar, pero, todavía no dí con la puerta blanca
esa, tan general, tan común, tan conocida
y yo acá, pensando (es esta mi perdición) que las estrellas me dirigen por un camino
que realmente es un camino
o no
o no sé

el silencio como una llama de fuego que oscurece
siento el balazo en la espalda arder, otra vez
y recuerdo ese hijo
y escribo novelas rápidas de mi vida, que no creo
y escucho palabras mías, que no sé si son mías, y a veces sí, parece, y creí
que esto ya estaba
solucionado

dónde está el interruptor de la luz, dónde está la puerta blanca, cual es la verdad?
o es también viento? y mañana me pinto el pelo de verde?

nadie ha dicho nada

Publicar un comentario